LA PIEL DE LOS NIÑOS Y EL SOL

10 de Dic, 2018 / Sin comentarios

Tomado con cautela, el sol tiene efectos beneficiosos para el organismo.
Pero si lo tomamos en exceso o sin la protección adecuada, puede causar
daños en la piel. Te contamos sobre algunos cuidados y  dudas más
frecuentes sobre la exposición al sol de los niños.

¿LOS BEBÉS PEQUEÑOS PUEDEN TOMAR EL SOL?

Se desaconseja exponer al sol a los bebés menores de seis meses,
porque su piel es muy sensible y aún no ha desarrollado plenamente su
capacidad para segregar melanina, el pigmento que la protege. Estos
bebés se queman y se deshidratan con mucha facilidad, y además
todavía no es conveniente aplicarles crema solar.
A partir del sexto mes de vida sí pueden exponerse al sol, pero solo
por poco tiempo y, por supuesto, bien protegidos, con una crema solar
con factor de protección elevado y fuera de las horas centrales del
día

¿CUÁL ES LA CREMA SOLAR MÁS ADECUADA?

A partir del sexto mes de vida la piel de los niños se debe proteger
con una crema solar . Los productos específicos para niños llevan
filtros físicos minerales que les protegen frente a los rayos UVA, UVB
e infrarrojos, y además son resistentes al agua, a los roces, al cloro
y la transpiración.

Elige una crema solar hipoalergénica, que haya sido testada bajo
control pediátrico y dermatológico, sin colorantes ni perfumes.
También debe incluir ingredientes calmantes y nutritivos, como la
vitamina E y extractos de aloe vera y de avena. No debemos esperar a que
estén quemados o enrojecidos para usar un post solar, siempre después
de una jornada al aire libre es beneficioso recuperar la piel con el
producto adecuado.

¿QUÉ ÍNDICE DE PROTECCIÓN SE DEBE UTILIZAR?

Un factor de protección 50+ es suficiente para los niños de piel
morena o clara indistintamente. Si el pequeño tiene la piel sensible,
necesita un fotoprotector especial y además debe llevar un gorro y una
camiseta, si es con proteccion UV mejor, incluso cuando se está
bañando.

¿CÓMO SE APLICA EL FOTOPROTECTOR?

Para garantizar la eficacia del protector solar, hay que aplicarlo al
menos media hora antes de la exposición. Solo así la piel tiene tiempo
de absorberlo y de estar perfectamente protegida frente a las
radiaciones solares. La cantidad de producto debe ser abundante: nunca
inferior a 20 ml de crema para todo el cuerpo.

¿HAY QUE INSISTIR EN ALGUNAS ZONAS DEL CUERPO?

En niños y sobre todo en bebés, el cuero cabelludo y la nuca, las
orejas, los pómulos, la nariz, los hombros, la zona superior de los
muslos, la planta de los pies y el empeine son zonas más propensas a
las quemaduras. A la hora de aplicar la crema solar, incide sobre ellas
o incluso aplica una crema con pantalla total.
En los bebés evita que les dé el sol directo.

¿CADA CUÁNTO TIEMPO SE REPITE LA APLICACIÓN?

Como mínimo cada dos horas, antes incluso si el niño está haciendo
mucho ejercicio o sudando abundantemente y después de cada baño,
aunque la crema sea resistente al agua y de muy alta protección.

¿CADA CUÁNTO TIEMPO SE REPITE LA APLICACIÓN?

Como mínimo cada dos horas, antes incluso si el niño está haciendo
mucho ejercicio o sudando abundantemente y después de cada baño,
aunque la crema sea resistente al agua y de muy alta protección.

¿NECESITA CREMA EL NIÑO SI NO HACE SOL O ESTÁ BAJO LA SOMBRILLA?

Al aire libre los niños siempre deben llevar crema solar. Las
sombrillas, las nubes e incluso la sombra de los árboles no ofrecen la
protección suficiente frente a la acción del sol, ya que filtran las
radiaciones infrarrojas pero no los rayos ultravioleta, que además se
reflejan en la arena.

¿Y SI ESTÁ DENTRO DEL AGUA?

También necesita estar protegido. Al igual que ocurre con las nubes, el
agua elimina la sensación de calor, pero no filtra los rayos
ultravioleta. De hecho, los niños de piel muy sensible no deben
permanecer mucho tiempo cerca del agua, porque los rayos solares se
reflejan en ella y aumenta la posibilidad de insolación.

¿SE PUEDE USAR UNA CREMA DE ADULTOS?

Es preferible aplicar al niño y al bebé un producto estudiado para la
piel infantil, con los filtros especiales para la piel de un niño y con
mayor resistencia al agua.

Los after sun para niños reúnen una serie de ventajas: su textura es
ligera, son fáciles de extender, se pueden utilizar en cara y cuerpo,
la piel los absorbe rápidamente, no suelen causar alergia y tienen
ingredientes calmantes y refrescantes, como pantenol, aceite de
almendras y glicerina.

PASADOS LOS PRIMEROS MESES DE VIDA, ¿SE PUEDE BAJAR LA GUARDIA?

En absoluto. De hecho, un estudio llevado a cabo por investigadores de
la Universidad de Boston demostró que los niños se queman más durante
el segundo año de vida, cuando la protección frente al sol comienza a
decaer debido, en gran medida, a que los padres se relajan en la
aplicación de cremas solares y se preocupan menos si el niño se quita
el sombrero o la camiseta o no juega a la sombra.

Cuidalos del sol! disfruta del aire libre!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *