ROSACEA, LO QUE NOS TRAE EL FRIO

11 de Jul, 2018 / Sin comentarios

Se estima que a nivel mundial 40 millones de personas tienen rosácea, pero a pesar de su elevada prevalencia es una patología poco diagnosticada y que en ocasiones no recibe un tratamiento correcto”

La rosacea o también conocida como “acné rosácea”, representa una enfermedad inflamatoria crónica de la piel que cursa con lesiones faciales, las cuales en ocasiones son clínicamente heterogéneas.

La causa exacta de la rosácea se desconoce, aunque se han descrito diversos factores contribuyentes en su aparición. Se cree por tanto que su origen se debe a la combinación de los mismos. La predisposición genética influye en su aparición. De hecho, pueden observarse varios casos de rosácea dentro de una misma familia. El clima ejerce un papel determinante, siendo la exposición solar un factor perjudicial. Estos factores climatológicos pueden explicar en parte la alteración de las paredes de los vasos sanguíneos faciales que existen en la rosácea. La presencia además del ácaro Demodex folliculorum también puede contribuir a la aparición de esta patología.

¿Qué síntomas la diferencian de otros trastornos cutáneos y cómo se diagnostica?

A diferencia del acné vulgar, que puede aparecer también en el escote y la espalda, la rosácea sólo aparece en la región facial. Síntomas como la sensación de ardor o tirantez cutánea son muy frecuentes y ocasionan un fuerte impacto en la calidad de vida. El enrojecimiento, rubor, o también llamado eritema facial, es una de las primeras manifestaciones de la rosácea. Suele afectar de manera difusa a toda la cara, aunque predomina en la zona de las mejillas. En casos más avanzados de rosácea podemos encontrar además la presencia de pápulas y pústulas, que se van a manifestar como lesiones cutáneas sobreelevadas, con algunas similitudes a las que encontramos en pacientes con acné vulgar. Por último, puede observarse la presencia de vasos sanguíneos visibles, de predominio en la zona nasal, que reciben el nombre de telangiectasias.

 

 

Nota: acercate a nuestros puntos de diagnostico cosmetoclínico, que te vamos a asesorar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *